martes, 11 de noviembre de 2014

Abracadabra

Eugenio, prendido de fiebre, se quedó dormido hasta siempre, decepcionado del amuleto mágico y piramidal que su abuela le colgó del cuello.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada