miércoles, 19 de noviembre de 2014

Porcina idolatría


Plinio amaba tanto a los cerdos que prefería padecer su aguda y desesperante artritis reumatoide antes que ver sacrificados más de mil cerdos en pos de la cortisona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada