jueves, 13 de noviembre de 2014

Ontológica idolatría


Abraham repudiaba a los vecinos  por idólatras.  El creía en su propia conciencia que le decía lo que era bien y estaba mal. Por eso un día abandonó el vecindario y gastó sus suelas devorando distancias hasta encontrar un oasis y una mujer que le dio tantos hijos para fundar un pueblo que no obstante  lo idolatraba como gran patriarca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada