miércoles, 26 de noviembre de 2014

Adormidera

En un camino real de mi pueblo había una mata robusta de hojas anchas y flores blancas recomendada para sentirse feliz  y calmar ciertos males.  Un día de marzo la mata desapareció bajo el hacha de mi abuelo después de haber leído éste sobre los chinos y la guerra del opio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada