martes, 25 de noviembre de 2014

Compensación divina



El oro que Melchor, Gaspar y Baltasar ofrendaron a Jesús no alcanzó para librarlo del sufrimiento y la pobreza; en cambio, el incienso y la mirra sirvieron para disipar el mal olor de los sacrificios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada