domingo, 30 de noviembre de 2014

La sierva saludable

Agar, la muchacha de servicio nunca enfermó.  Por lo visto era la más saludable de la casa y lo atribuía a una Talismán Medicinal,  que el día de sus  quince años le trajo su abuelo minero de la selva guayanesa y que felizmente en forma de Totem  colgaba de su elegante cuello de garza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada