miércoles, 5 de noviembre de 2014

El seductor lenguaje del abanico

Era un abanico prodigioso que a ese mozo hablaba sin mucho ruido, silencioso, y el aire comprendía y aleteaba como pájaro sobre su pecho sediento de amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada