jueves, 15 de agosto de 2013

El Refugio

El deslave fue tan serio que  damnificados parecían cardumen al final atrapados por el esparavel del hotel cuyos dueños  se regocijaron por tan abundante demanda de huéspedes sin pensar en la paradoja de la quiebra irremisiblemente sobrevenida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada