lunes, 5 de agosto de 2013

El reloj de vacaciones en el estómago de una vaca

Un afortunado agricultor del Orinoco recuperó su reloj, luego de un año de haberlo perdido. Se lo restituyó una de sus vacas, que lo había  tragado junto con un po­co de pasto y no llegó a masticarlo. El reloj, al cargarle la cuerda, siguió  funcionando como si nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada