miércoles, 7 de agosto de 2013

Herencia animal


Catorce gatos, dos perros, una cacatúa y un loro, heredaron una espaciosa ca­sa vacía para pasar el resto de sus vidas. Su finada matrona Hilda Carrero, legó su casa a los animalitos y un fondo mensual a sus amigos y vecinos para que los ali­menten. La extinta, que dejó tam­bién un capital de 64.307 bolívares fuertes, pidió en su testamento que los ani­males sean sacrificados sin dolor, cuando sean demasia­do viejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada