miércoles, 21 de agosto de 2013

La Calle 30 llaves


Era una calle, ni larga ni muy corta, con 30 comercios establecidos.  Cada uno con puerta de entrada asegurada con descomunal, antigua y rústica cerradura.  La llave de cada puerta era  tan grande y pesada que para todos los negocios había un solo señor llamado Pedro encargado de las llaves.  Un día Pedro murió, la calle se hizo larga y aumentó el número de establecimientos sin que para nada cambiase la tradición del nombre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada