martes, 13 de agosto de 2013

Víctima de la escasez



José Gregorio, animado y esperanzado acudió muy temprano al  Abasto por aceite hasta  que de pronto se quebró la cola en estampida y el pobre quedó atrapado y muerto por asfixia bajo los pies del tumulto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada