miércoles, 4 de septiembre de 2013

La niña de la cabellera larga



Su abuelo fue convincente en la instrucción: -Hija, cuando te agobien dos problemas recuerda que uno  de los dos tiene solución.  Así lo comprobó cuando al sufrir un accidente perdió por completo el ojo izquierdo.  Entonces pensó que no siendo posible recuperar la visión por el ojo afectado, por lo menos, podía disimular el defecto dejándose crecer la cabellera que a lo largo de su vida resultó clamorosa y sugestiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada