lunes, 30 de septiembre de 2013

Caballo viejo desbocado

Ancianos

Un preso de 80 años de edad se casó con una viu­da de 23 años, acusada de ase­sinar a su marido. El anciano está acusado de ordenar la muerte de un ri­val. Pedro Pereira y María Rosa se conocieron en la cárcel. Se enamoraron, se compro­metieron y convirtieron en el tó­pico más discutido del pueblo. El juez Renato Matos sugi­rió que había perspectivas de que la pareja sería absuelta debido a la simpatía de los jurados de la ciudad hacia ella. Pedro  dijo hallarse en 'perfecto control de sus facultades mentales. El equipo médico que lo examinó lo en­contró en excepcional estado. Viudo, es padre de nueve hijos, tiene 40 nietos y ocho biznietos. Dice nunca haberse acostado más tarde de las ocho de la noche ni haber bebido ja­más alcohol. Pero ha fumado desde hace más de 60 años, cigarrillos arrollados a mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada