viernes, 27 de septiembre de 2013

La Rockola humana



 "Toma para diez canciones"; y el amigo bromista, animado por el ambiente de las fiestas feriales de Ciudad Bolívar, metió una moneda en la boca de un ami­go cantante al que tomó por una máquina tocadiscos. La moneda llegó a donde no debía y después de pasar por el esófago se alojó en el estó­mago. Pablo Fernández Alba, de 18 años, fue hospi­talizado en espera de evacuar la moneda, y en caso contrario, intervenido quirúrgica­mente. El hombre, la más per­fecta máquina, no supo en esta ocasión ser máquina automática de música. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada