domingo, 8 de diciembre de 2013

Clotilde devorada por el tiempo

Clotilde Bello era delgada como una aguja y dulce como sus caramelos de limón y frambuesa.  Un día, añorando a Penélope, se puso a tejer y destejer el velo de su casamiento, pero el novio perdido en lontananza se lo tragó la voracidad del tiempo y ella quedó pensativa como estatua de piedra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada