domingo, 1 de diciembre de 2013

La oveja negra


Todos los miembros de la Familia Maury eran blancos, menos Abel, de piel oscura y además diferenciado por lo díscolo y rebelde. Reñía tanto con sus hermanos que por no causar más disgustos a sus padres, huyó del hogar y se extravió en un campo donde al desatarse una tormenta fue fulminado por un rayo.  Al día siguiente muy temprano, una oveja negra provista de cencerro  y seguida por un rebaño, se detuvo en el sendero y olisqueó al  joven cuerpo yacente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada