lunes, 16 de diciembre de 2013

Prolongación del fin

A Elenita, su gran amor la condenó a la muerte y su último deseo de prolongación quedó cumplido, circunstancialmente y sin demora, por la parsimoniosa ebriedad de un hijo bastardo de  Hipócrates.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada