lunes, 2 de diciembre de 2013

El vendedor de alegrías


Vendió en su consultorio particular tantas alegrías que en la aldea todos los moradores eran alegres y jubilosos, menos el proveedor que se quedó sin reservas, tan vacío que jamás pudo reponer el inventario.  Murió como Garrick ausente de toda risa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada