viernes, 11 de enero de 2013

Lo que le pasó a un soldado del Carupanazo


Un soldado de la V División de Selva tras pasar la noche en un campamento se reintegró al pelotón en un sitio estratégico del combate durante El Carupanazo contra los enemigos del gobierno. Hasta cierto tiempo estuvo disparando con el fusil sostenido en sus brazos. Luego para no continuar soportando un arma que pesaba más de cuatro kilos, desplegó culata y bípode y comenzó de nuevo a disparar balas 5.56 a razón de 650 por minuto. Al final de la primera ronda se hartó de tanto fuego y se tendió en la arena. Vinieron los camilleros de la Cruz Roja y se lo llevaron. Horas después resucitó entre vivos y muertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada