martes, 1 de enero de 2013

Después de la entrada del nuevo año.

Después que la Aurora y la lluvia efímera hicieron su trabajo, el silencio se instaló sobre la ciudad, los automóviles dejaron de rodar mientras los habitantes se entregaban a la derrota del sueño y los pájaros aterrizaban extrañados de la entropía del ruido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada