jueves, 28 de noviembre de 2013

El Adulante y el adulado


De tanto adular se transformó en enano mientras el adulado aumentaba su talla y se sentía  gigante mirando de reojo.  El drama vino después cuando ambos se tropezaron con la consciente realidad de su condición en el escenario de la sociedad guardiana de la integridad moral del hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada