domingo, 10 de noviembre de 2013

Horacio, el autista.


A Horacio lo conocí a través del doctor Rómulo Gibson, quien me dijo era autista, aunque no puro.  Tenía 17 años, pero con toda la personalidad espontánea de un niño que no hacía otra cosa durante el día que dibujar todo cuanto le causaba paz y placer frente al televisor.  Me dijo que no soportaba a su Madre cuando lo contradecía y que por ello se había mudado al planeta de otra galaxia donde habita, al igual que El Principito en su asteroide, descansando bajo la sombra de un Baobab y cocinando sus alimentos sobre el cráter de un volcán.


@Piocid

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada