martes, 12 de noviembre de 2013

La bailarina que cayó del cielo



La pasión de Cinthia por el baile era infinita.  Danzaba sobre una nube iluminada por el arcoíris de una tarde de abril con sus brazos gráciles extendidos hacia lo inconmensurable cuando decidió morir temprano antes que el rayo de la tormenta la fulminara.  Habría podido sobrevivir, pero la incertidumbre la obligó a caer como golondrina viajera y sin alero  con las alas rotas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada