viernes, 4 de octubre de 2013

El niño que creyó ser automóvil



Carlos Gutiérrez, niño de 10 años de edad, actuaba en todos los actos de su vida, totalmente convencido de que era un automóvil. Se trataba del alumno más aprovechado de su escuela, pero vivía obsesionado con la idea de que era un vehículo de motor. Con la más absoluta seriedad, cuando salía de su casa, bajaba la acera, si­mulaba girar la llave de ignición, aceleraba y echaba a correr por la calzada aumentando la velocidad. Se dio la circunstancia de que el pequeño Carlos obtuvo de las autoridades del tránsito, que siguieron lo que creían era una broma, licencia para circular. Llevaba, sobre el pecho el número de la placa y tocaba la bocina cuando algún transeúnte se le atravesaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada