domingo, 27 de octubre de 2013

La Ciudad perdida


Juan Bolívar, piloto de helicóptero, desde que oyó hablar de la ciudad dorada perdida en la selva de Guayana, acaso fundada por el hijo menor del gran inca Túpac Amaru, no dejó de aprovechar oportunidad para sobrevolar la extensa selva en busca de la ciudad perdida.  Un día quiso que lo acompañara en esa misión ilusa y lo complací, más lleno de miedo que de curiosidad, sobre todo cuando posaba su nave sobre algún Tepuy lleno de turbulencias.  Regresamos agotados de tanto ajetreo aeronáutico despertando los más diversos comentarios.  “Este como que terminará estrellado contra alguna meseta”.  Sin embargo, no sucedió exactamente así.  El Indio de Camurica, como lo apodaban, murió en tierra, estrellado contra un minotauro de cuatro ruedas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada