sábado, 12 de octubre de 2013

El poeta que no quería tener hijos

feto humano stock photography

Hubo un poeta en la ciudad que por nada en el mundo quería tener hijo.  Para qué ¡Oh Shopenhauer!, traerlo a los dolores del mundo?  Pero un día se descuidó y la hermosa negra con la cual acostumbraba hacer el amor, salió encinta y la pobre, para no enturbiar las relaciones se hizo abortar. Luego se consolaba contemplando su feto en un enorme frasco de formol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada