sábado, 26 de octubre de 2013

La niña enajenada

Ella era una niña linda de ojos verdes, hija única de inmigrante italiano casado con una guayanesa deformada por obesidad.  La niña en sus ratos de soledad se ponía frente al espejo y se negaba asimismo. No creía ella ser hija de su Madre y enajenada por la incertidumbre, se fugó de la casa hasta que la Policía la localizó en la orilla del río sonriéndole a los delfines.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada